POR QUÉ ME GUSTA TANTO EL FORMATO ELECTRÓNICO PDF

7 RAZONES POR LAS QUE PREFIERO PUBLICAR LIBROS EN PDF Y NO EN UNA IMPRENTA CON UNA EDITORIAL CONVENCIONAL

Por Bhanzy

(1) Porque el PDF es un formato estándar universal de uso libre, fácilmente legible en cualquier dispositivo electrónico actualmente existente en el mercado.
(2) Porque sería muy costoso publicarlo en una imprenta y con un sello editorial tradicional no digital.
(3) Porque el tiempo de publicación es bastante más breve que en una imprenta y en una casa editorial. Me consta que enviar un manuscrito a la imprenta y luego pasar por la revisión de una casa editorial puede tardar meses (si es que por último lo aprueban y deciden publicar nuestro libro, lo cual muchas veces no ocurre).
(4) Porque la difusión de un libro electrónico es muchísimo mayor que cualquier libro impreso (se puede llegar por Internet a millones de lectores, en cualquier lugar del planeta).
(5) Porque carezco de contactos en el mundo de la imprenta y de las casas editoriales tradicionales. Además, valgan verdades, los libros impresos pertenecen al declinante viejo mundo y comparten sus características, mientras que los libros electrónicos o digitales (en formato PDF, Mobi, Epub, por ejemplo) forman parte del creciente mundo nuevo.
(6) Porque los libros impresos ocupan demasiado espacio, volumen físico, se ensucian y se apolillan; en cambio los libros en PDF ocupan un mínimo de espacio físico (basta con tener muchos TB de memoria para almanenar millones de libros impresos digitalizados; además, felizmente, las tecnologías de compresión digital cada día son más sofisticadas, lo cual permitirá que, en el largo plazo, el número de libros impresos que pueda contener un pequeño dispositivo digital como una memoria USB sea exponecialmente elevado), no se ensucian, o se apolillan, y su contenido se puede copiar y recopiar miles de veces.
(7) Porque estoy convencido de que el paradigma de lo útil, fácil, masivo y gratuito en el libro digital se impondrá finalmente al fetiche de lo suntuoso, poco práctico, elitista y costoso en el libro impreso. Podemos amar al objeto libro impreso, y no hay nada de malo en eso, pero lo que decidirá la pervivencia y reemplazo progresivo por el libro digital será que este último conserva el mismo contenido que el libro impreso sin afectar en nada el espíritu del contenido e incluyendo las ventajas anteriormente señaladas.